La Oficina Antifraude de Cataluña (OAC) se ha ofrecido a supervisar los sistemas de contratación pública y los conflictos de intereses que puedan surgir con partidos o políticos, entre otras medidas contra la corrupción que ha propuesto a todas las formaciones que concurren a las elecciones del 21D.