La financiación que el Ayuntamiento recibirá de los inversores deberá dirigirse a proyectos o inversiones medioambientales o de carácter social