El consistorio se dota de herramientas globales para abordar la contratación pública estratégica y la compra pública municipal se orienta a alcanzar objetivos de eficiencia social, ambiental, de innovación y de relación digital con los ciudadanos a partir de la gobernanza democrática.