La declaración tiene como objetivo la promoción de la contratación pública responsable, que impulse el tejido productivo local, dando acceso a las pymes y promoviendo la economía social y las empresas sociales y ambientalmente responsables.