El primer contrato con estas premisas es la gestión de la residencia de personas con diversidad funcional física y psíquica La Llum