La concejalía de Reciclaje y Gestión Integral de Residuos del Ayuntamiento de Castelló ha activado el procedimiento para contratar el servicio de recogida de ropa usada, zapatos y textil, únicamente abierta a empresas de inserción o centros de ocupación de iniciativa social. El coste que actualmente asume el Ayuntamiento de Castelló por hacerse cargo de la recogida de ropa usada, zapatos y textil supera los 200.000 euros. Este valor estimado será el que el consistorio se ahorrará con la licitación del contrato de recogida, que será a coste cero para la Administración municipal, ha indicado el consistorio en un comunicado.

El concejal de Reciclaje y Gestión Integral de Residuos, Ignasi García, ha señalado que «los beneficios ambientales de esta recogida selectiva de los residuos textiles son indiscutibles, puesto que permitirán separar los productos que pueden ser reutilizados y aquellos que no y, dentro de estos últimos, recuperar los materiales que se pueden reciclar y gestionar correctamente de aquellos que no son reciclables, sin generar más contaminación». Asimismo, García ha subrayado que «la contratación reservada es una vía para generar empleo para personas en riesgo de exclusión y darles unas oportunidades laborales que de otra manera no tendrían».

Nuevos contenedores específicos

La concejalía de Reciclaje y Gestión de Residuos busca facilitar el reciclaje de la ropa usada y, para ello, se colocarán depósitos específicos para la recogida. De este modo, Castelló mantiene su apuesta para reducir los residuos y cumplir con el objetivo de proteger el medio ambiente, gracias también a un cambio en los hábitos de consumo. Además, con este servicio se cumple con las directrices establecidas en el Plan Integral de Residuos de la Comunidad Valenciana (PIRCV), tras firmar el contrato por un total de tres años, más otros dos de posible prórroga.

En esta línea, el consistorio ha informado de que este es el segundo contrato reservado que activa el área de Sostenibilidad en pocas semanas. El primero fue para el servicio de recogida y eliminación de pilas usadas, tanto para la casa consistorial como para otros edificios municipales, colegios y contenedores en vía pública.

Mínimo tres años

consistorio concederá la prestación a una empresa de carácter social durante un plazo mínimo de tres años, aunque puede alargarse hasta cinco mediante prórroga, una contratación que, según ha apuntado el edil, «permitirá, además, dar estabilidad laboral al personal». En la valoración de las propuestas, el consistorio también dará puntos extra a las ofertas que incluyan la utilización de vehículos de bajas emisiones, como eléctricos, híbridos o impulsados por gas natural.

Así, más de 40 centros educativos, dependencias municipales y 35 puntos de recogida en vía pública quedarán cubiertos con este contrato. La recogida se realizará una vez al mes, excepto si se notifica que los contenedores están llenos, situación en la que se vaciarán en menos de 48 horas.

Aquí puedes leer la noticia completa