La capital aragonesa lleva desde 2005 haciendo un gran esfuerzo en mejorar la calidad del aire y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático. A pesar de tener una buena tendencia de reducción de emisiones de CO2 y de los niveles de inmisiones de gases contaminantes, Zaragoza tiene una serie de desafíos internos a los que enfrentarse. La Estrategia de Cambio Climático, Calidad del Aire y Salud de Zaragoza es la respuesta para todos ellos.

Este documento es la continuación y actualización de la estrategia anterior de 2005. El gran elemento diferenciador respecto es que integra la eficiencia y reducción en el uso de los recursos como un objetivo más de la Estrategia. Por otro lado es también destacable la importancia que se presta al impacto que sobre la salud tienen las medidas de ECAZ 3.0.

La estrategia recoge un total de 40 acciones cuyos impactos directos supondrían la reducción de casi 411.500 toneladas de CO2 al año. Además, algunas de estas medidas tienen un impacto indirecto de casi 340.000 toneladas de CO2 al año, por lo que, de forma total los impactos de ECAZ 3.0 evitarían la emisión de unas 750.000 toneladas anuales. El marco temporal de ECAZ 3.0 es hasta el año 2030, yendo así en línea con la temporalidad marcada por otros planes o acuerdos de carácter internacional como el Pacto de Alcaldes.

Han sido nueve meses de un trabajo técnico «excelente», de reuniones y una «gran planificación» que culminan con esta estrategia, tal y como subraya el ingeniero del Circe, Abel Ortega. En este plan han participado cuatro investigadores del Circe y del Instituto de Salud Carlos III de Madrid y cinco técnicos de la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

Además, se han reunido hasta con 16 técnicos municipales y de otras entidades sobre diferentes áreas de trabajo, se han analizado once instrumentos de planificación local y se han referenciado hasta 122 documentos. No obstante, no es el documento definitivo, ya que está previsto que en otoño atraviese un proceso de participación ciudadana, según resalta la concejal delegada de Medio Ambiente, Teresa Artigas.

La salud, principal novedad de la ECAZ 3.0

Como novedad en esta estrategia, se incorpora la salud como una cuestión fundamental a tener en cuenta a la hora de plantear medidas y los vínculos que existen entre la salud de los zaragozanos con la contaminación y las temperaturas extremas derivadas del cambio climático. El técnico de Educación Ambiental, Jesús de la Osa, ha explicado que este plan incorpora la importancia del concepto de salud «para que la gente sienta más cercanos los efectos ya acción contra el cambio climático».

Además, se ha pedido al Instituto de Salud Carlos III de Madrid, especialistas en este tema, que elaboren un informe del impacto en Zaragoza de la contaminación de óxidos de nitrógeno, partículas, ozono y las temperaturas extremas. «De 2000 a 2009 las concentraciones de ozono troposférico no tienen impactos importantes en la salud, pero sí se pueden atribuir muertes al óxido de nitrógeno y partículas», ha indicado De la Osa. El estudio, ha agregado, plantea que se produjeron «unas 500 defunciones prematuras en diez años, lo que supone unas 53 personas al año en Zaragoza por temperaturas extremas», ha explicado.

En concreto, la mortalidad anual atribuible al calor va a pasar de ser de 53,3 muertes/ al año en el periodo comprendido entre 2000 y 2009; a 278,8 (217,3 – 339,3) en el periodo 2021‐2050; es decir, cinco veces las del periodo de referencia. Por ello, en el periodo 2051‐2100 la mortalidad anual atribuible al calor será de 1.130,3 (880,6 – 1.375, 2), es decir, 22,7 veces la mortalidad actual.

Metas, objetivos y desafíos

A las siglas de ECAZ le acompaña el 3.0, y esto se debe, tal y como explica Ortega, a que el número 3 tiene un significado especial en esta estrategia. Y es que está marcada por tres metas: la lucha contra el cambio climático, la mejora de la calidad del aire y la reducción de los usos que se hacen de los recursos para promover la eficiencia. Y, además, hay tres objetivos muy claros con el horizonte de 2030: reducir un 40% las emisiones de CO2, reducir un 50% los residuos domésticos que llegan al vertedero y reducir un 60% las inmisiones de nitrógeno.

Para conseguir los objetivos, la estrategia cuenta con cuatro ejes de actuación: diseño urbano, movilidad, industria y servicios públicos. Además de los propios ejes de actuación de la ciudad, ECAZ 3.0 incorpora el papel que los recursos pueden tener para garantizar la sostenibilidad urbana.

A pesar de tener una buena tendencia en las emisiones de CO2 y en los niveles de inmisión de los gases contaminantes, Zaragoza tiene una serie de desafíos internos a los que enfrentarse en los próximos años. El primero de ellos es el sector industrial, ya que su actividad es la mayor de las aportaciones a las emisiones de CO2 de la ciudad (superior al 50 % del total) y la tendencia además es creciente.

Otro de los aspectos a tener en consideración es la futura evolución demográfica de la ciudad. A pesar de que en los últimos años la población ha descendido ligeramente, se puede afirmar que en los últimos 15 años la población creció un 10 %. En este sentido, un posible aumento del tamaño de la ciudad provocará un aumento en la demanda de recursos fundamentales tales como agua o energía.

Eje del diseño urbano

El eje de actuación diseño urbano, engloba el conjunto de medidas que actúan sobre el urbanismo, abarcando la compacidad de la ciudad, la tipología de edificación, la distribución de los servicios y la creación de espacios e infraestructura verde.

Entre las medidas que se plantean, se encuentra diseñar la ciudad accesible al peatón, aumentar la densidad de población, reduciendo las distancias de los desplazamientos, apostar por la rehabilitación de edificios, evitando la construcción de nuevos barrios en la periferia, promover que la construcción de las nuevas viviendas sea bajo los mayores estándares de eficiencia energética, apostar por el comercio de proximidad, mejorar el equipamiento de los barrios, incrementar la infraestructura verde territorial y urbana y acondicionar las riberas de los ríos y los corredores que las conectan (anillo verde).

Eje de los servicios municipales

El eje de actuación servicios municipales engloba el conjunto de medidas que de forma directa se pueden impulsar por la administración local, que llegan a la ciudadanía a través de los servicios municipales y que redundan en una mayor eficiencia en el uso de los recursos, una reducción de los GEI y una mejora de la calidad del aire.

Desde el eje de actuación servicios municipales, se puede promover una gestión sostenible del agua, favorecer la recogida selectiva de residuos domésticos, desarrollar sistemas de monitorización y control de la calidad del aire, promover la contratación pública sostenible y la prestación de la máxima cantidad de trámites y servicios administrativos a través de la sede electrónica que eviten desplazamientos.

Eje de la movilidad sostenible

El eje de actuación movilidad sostenible engloba el conjunto de medidas que promueven un transporte seguro, saludable, intermodal, accesible, eficiente y no contaminante. En el ámbito local y como instrumento de planificación de la movilidad se desarrollaron los Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). En el caso de Zaragoza se aprobó el Plan de Movilidad Urbana (PMU) en el año 2006.

Aun habiendo mejorado notablemente la movilidad en Zaragoza entre 2006 – 2015, en la actualidad se está revisando porque todavía quedan cosas por hacer, entre otras, la promoción de los medios de transporte no motorizados, la mejora de la intermodalidad de los medios de transporte, desincentivar el uso del transporte privado, incentivar el uso del transporte público, promover la movilidad como servicio, promocionar el uso de tecnologías limpias de movilidad en la flota municipal, en la flota privada y en el transporte público y también en el privado.

Eje de la industria

El eje de actuación industria y otros sectores de actividad engloba el conjunto de medidas que se pueden aplicar en la industria y el sector agrícola y ganadero para promover un uso eficiente de los recursos, reducir las emisiones de GEI y mejorar la calidad del aire.

Para promover un desarrollo industrial más sostenible en la ciudad, se pueden acometer acuerdos voluntarios entre administración local y los sectores industriales, promover la implantación de las mejores técnicas disponibles, y ofrecer ayudas fiscales o económicas desde la administración y destinadas para las empresas con el objetivo de mejorar sus procesos productivos y hacerlos más respetuosos con el medio ambiente.

Fuente: http://www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=167871