Las empresas de economía social y solidaria quieren ganar peso frente a los intereses corporativos en las licitaciones oficiales.