El 80,6% de los contratos adjudicados por la Junta de Castilla y León incluyen cláusulas sociales, una de las herramientas que promueve la Comunidad en beneficio de los más vulnerables que se completará con nuevas medidas para primar a las empresas que tengan en sus plantillas a ese sector de la población.