El ayuntamiento quiere convertir sus compras en un acto ético. El objetivo es realizar actos de responsabilidad social y medio ambiental desde la administración pública, a través de un programa de formación municipal que tendrá lugar el próximo 5 de febrero.