El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado la razón al Consistorio en su aprobación de contratos públicos dotados de cláusulas de igualdad y estabilidad en el empleo.