A partir del 1 de enero, el Ayuntamiento utilizará este recurso natural de muy bajo impacto ambiental