El Gobierno riojano incorporará cláusulas sociales en las licitaciones públicas que afectan a la gestión de alimentos para valorar, de forma especial, a las empresas que desarrollen buenas prácticas para el aprovechamiento total de los alimentos.