La advertencia tiene la forma de un dictamen motivado, segunda fase de un procedimiento de infracción, y da dos meses al Gobierno para responder a las exigencias de Bruselas. Las nuevas normas hacen “más eficiente y transparente” la contratación pública en los países de la Unión Europea.