Por unanimidad de todos los grupos de forman la Diputación de Salamanca (PP, PSOE, C’s y Ganemos) fue aprobado ayer, en el pleno ordinario de diciembre, el Código Ético y Guía de Buenas Prácticas que regirá, a partir de ahora, las actuaciones de los responsables políticos y de los empleados públicos de la Diputación.