El presidente Javier Iglesias presenta el nuevo contrato que contará con una inversión de 14,6 millones

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y la Diputada de Bienestar Social, Eva Picado, presentaron hoy los detalles del nuevo contrato del servicio de ayuda a domicilio, un contrato valorado en 14,6 millones de euros, con una duración de dos años y prorrogable por dos años más, y que incluye cláusulas sociales y medioambientales muy avanzadas. Entre ellas, la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores del servicio, que se convertirán en los únicos en toda la Comunidad Autónoma en cobrar un 5,5 por ciento más del salario establecido por convenio colectivo.

Asimismo, a la hora de formalizar nuevas contrataciones, se tendrá en cuenta a los candidatos con especiales dificultades para encontrar empleo -personas que perciben ingreso mínimo vital, con una discapacidad igual o superior al 33 por ciento, parados de larga duración, mayores de 50 años que no hayan cotizado suficiente como para generar una pensión…-, con una reserva del 20 por ciento de las nuevas contrataciones.

El contrato contempla la suficiencia de equipos de protección personal para la prevención y contención de la covid-19, garantizando la renovación de los equipos y la disposición de equipos suficientes gracias al almacenaje de equipos mediante códigos QR, lo que permite conocer a tiempo real las unidades disponibles y planificar su previsión.

El nuevo contrato incluye la incorporación de las nuevas tecnologías en la mejora del servicio de Ayuda a Domicilio. En este sentido, se contará con 150 tablets que rotarán y que permitirán mantener la comunicación de los usuarios con sus familias, así como el acceso a servicios telemáticos. Además, se dispondrá de cinco dispositivos compatibles con la aplicación “Talk”, dirigida a personas afectadas por ELA, y que permite la comunicación basada en la tecnología de seguimiento ocular, lo que comúnmente se conoce como “hablar con la mirada”.

A estas novedades, se añaden las mejoras ofrecidas por la empresa adjudicataria del servicio como son servicio de atención psicológica, fisioterapia y podología a domicilio, con una prestación de 300 horas anuales en cada uno de los servicios. Además de 100 horas de limpiezas generales (casos de síndrome de Diógenes) y 10.000 euros adicionales en ayudas técnicas: adquisición de camas articuladas, grúas para levantar a los usuarios, alzadores…

Clausulas medioambientales muy avanzadas

El nuevo contrato del Servicio de Ayuda a Domicilio contempla, además, clausulas medioambientales muy avanzadas y un claro compromiso con el medio ambiente. En este sentido, la prestación del servicio va acompañado de un exhaustivo plan de reciclaje de residuos que abarca desde la concienciación y formación del personal, hasta la entrega periódica de bolsas específicas y el desarrollo de protocolos para la retirada de residuos especiales y de voluminosos, con rutas predeterminadas a cargo de una empresa de inserción social.

Además, tanto la ropa como el calzado que la empresa facilite a sus trabajadores deberá proceder del comercio justo.

Leer aquí noticia completa