El próximo 9 de marzo entra en vigor la nueva ley de contratos que generalizará las subastas electrónicas y obligará a la digitalización en la administración pública, y que es la protagonista del Congreso Nacional de Contratación Pública Electrónica.