Entre los criterios para concursar se encuentra la reducción del nivel de emisión de gases de efecto invernadero en la producción, el empleo de medidas de ahorro y eficiencia energética, la utilización de energía procedente de fuentes renovables durante la ejecución del contrato, el fomento de la integración social de personas con discapacidad, personas desfavorecidas o miembros de grupos vulnerables entre las personas asignadas a la ejecución del contrato, además de la inserción socio-laboral de personas con discapacidad o en situación o riesgo de exclusión social o los planes de igualdad de género.