La transposición de una directiva europea debería acabar con la práctica de licitar contratos por cantidades que ni tan siquiera cubren los costes salariales establecidos en los convenios colectivos