La transparencia y la calidad en los contratos del sector público son las claves de la nueva Ley de contratación pública, aprobada con elevado consenso por las Cortes Generales, y que evitará las ofertas temerarias y primará otros criterios como los sociales o medioambientales.