En el último ejercicio los contratos formalizados por la Diputación ourensana tuvieron un coste de 12.771.604,64 euros. La mayor parte se adjudicó de manera directa, es decir, sin convocar un concurso público al que cualquier empresario pudiese haber optado. Solo un 23,44 % de las contrataciones fueron por el sistema de procedimiento abierto. El 76,55 % restante fueron contratos «menores», en los que la Administración puede elegir libremente a qué empresa encargar el trabajo.